Inicio / INTERNACIONALES / Un estudio alerta que la tos y los estornudos no son las únicas formas de propagar el coronavirus

Un estudio alerta que la tos y los estornudos no son las únicas formas de propagar el coronavirus

Pruebas de coronavirus en el Hospital Herlev en Copenhague
La tos o los estornudos pueden no ser la única forma en que las personas se transmiten patógenos infecciosos como el nuevo coronavirus. Hablar también puede lanzar miles de gotitas tan pequeñas que pueden permanecer suspendidas en el aire de ocho a catorce minutos, según un nuevo estudio.
La investigación, publicada el miércoles en The Proceedings of the National Academy of Sciences, podría ayudar a explicar cómo las personas con síntomas leves o sin síntomas pueden infectar a otros en lugares cercanos como oficinas, asilos de ancianos, cruceros y otros espacios confinados. Las condiciones experimentales del estudio tendrán que ser replicadas en más circunstancias del mundo real, y los investigadores aún no saben cuánto virus tiene que ser transmitido de una persona a otra para causar la infección. Pero sus hallazgos refuerzan el argumento a favor de usar máscaras y tomar otras precauciones en tales ambientes para reducir la propagación del coronavirus.

Los científicos están de acuerdo en que el coronavirus salta de una persona a otra con mayor frecuencia a través de diminutas gotas respiratorias. Estas gotitas tienden a caer al suelo a pocos metros de la persona que las emite. Pueden caer en superficies como los picaportes, donde las personas pueden tocar las partículas del virus que quedan y transferirlas a su cara. Pero algunas gotitas pueden permanecer en el aire y ser inhaladas por otros.
Experimentos elaborados han revelado cómo la tos o los estornudos pueden producir una ráfaga de aire crepitante mezclado con saliva o moco que puede forzar cientos de millones de partículas de gripe y otros virus en el aire si una persona está enferma. Una sola tos puede propulsar unas 3.000 gotas respiratorias, mientras que los estornudos pueden generar hasta 40.000.
Para ver cuántas gotitas se producen durante una conversación normal, los investigadores del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales y de la Universidad de Pensilvania, que estudian la cinética de las moléculas biológicas dentro del cuerpo humano, pidieron a los voluntarios que repitieran las palabras “mantenerse sano” varias veces. Mientras los participantes hablaban en el extremo abierto de una caja de cartón, los investigadores iluminaron su interior con láseres verdes y siguieron las ráfagas de gotas producidas por el orador.
Los escaneos láser mostraron que se produjeron unas 2.600 pequeñas gotas por segundo mientras hablaban. Cuando los investigadores proyectaron la cantidad y el tamaño de las gotitas producidas a diferentes volúmenes basándose en estudios anteriores, descubrieron que hablando más fuerte se podían generar gotitas más grandes, así como mayores cantidades de ellas.
Aunque los científicos no registraron las gotitas del habla producidas por personas que estaban enfermas, estudios anteriores han calculado exactamente cuánto material genético de coronavirus se puede encontrar en los fluidos orales en el paciente promedio. Basándose en este conocimiento, los investigadores estimaron que un solo minuto de hablar en voz alta podría generar al menos 1.000 gotitas que contengan virus.
Los científicos también descubrieron que, si bien las gotitas comienzan a disminuir por la deshidratación tan pronto como salen de la boca de una persona, todavía pueden flotar en el aire durante ocho a 14 minutos.
“Estas observaciones confirman que hay una probabilidad sustancial de que el hablar normal cause la transmisión del virus por el aire en ambientes confinados”, escribieron los autores en el estudio.
Los investigadores reconocieron que el experimento se realizó en un ambiente controlado con aire estancado que podría no reflejar lo que sucede en habitaciones con buena ventilación. Pero aún así tenían razones para creer que los valores sobre los que informaron eran «estimaciones conservadoras de límite inferior» porque algunas personas tienen una carga viral más alta, lo que significa que podrían producir gotas con varios miles de partículas de virus más que el promedio.
Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades dicen que mantener al menos seis pies de distancia de los demás puede ayudar a las personas a evitar el contacto con las gotitas respiratorias y reducir el riesgo de infección. Pero muchos científicos han argumentado que las gotitas pueden viajar más allá de seis pies, dependiendo de la fuerza con la que se lanzan las gotitas, de la temperatura ambiente, de si hay corrientes de aire que pueden llevarlas más lejos y de otras condiciones.
También existe un debate sobre si el coronavirus también puede transmitirse a través de gotas aún más pequeñas -menos de un décimo del ancho de un cabello humano- que se conocen como aerosoles, y pueden permanecer suspendidas o viajar por el aire durante más tiempo.




La camarera Timi Sánchez espera a los clientes en Hennessey's Tavern mientras los restaurantes abren sus puertas en las aceras y las restricciones para prevenir la propagación de la enfermedad del coronavirus (COVID-19) se suavizan en Las Vegas, Nevada, EE.UU., el 15 de mayo de 2020 (Reuters)La camarera Timi Sánchez espera a los clientes en Hennessey’s Tavern mientras los restaurantes abren sus puertas en las aceras y las restricciones para prevenir la propagación de la enfermedad del coronavirus (COVID-19) se suavizan en Las Vegas, Nevada, EE.UU., el 15 de mayo de 2020
.En otro estudio reciente, los mismos autores demostraron que con sólo articular ciertos sonidos se pueden producir cantidades significativamente mayores de partículas respiratorias. El sonido “th” de la palabra “saludable”, por ejemplo, era un generador muy eficiente de gotitas para el habla. Otro trabajo, publicado en enero por investigadores de la Universidad de California, Davis, encontró que el sonido de la vocal «e» en “necesidad” produce más gotitas que la «a» en “sierra”, o la «o» en “estado de ánimo”.
Lo que los investigadores aún no saben es si todas las gotitas del habla, la tos y el estornudo que llevan partículas de virus son igualmente infecciosas, o si es necesario transmitir una cantidad específica de virus para que una persona se enferme al respirarlo.
Sin embargo, el nuevo estudio se suma a los argumentos a favor de mantener una distancia física de otras personas para ayudar a frenar la propagación del coronavirus, dijo Linsey Marr, profesora de ingeniería civil y ambiental de Virginia Tech que no participó en el estudio. “En base a esta y otras pruebas, sería prudente evitar las conversaciones cara a cara prolongadas con otras personas a menos que se esté muy lejos y en un espacio bien ventilado, incluso al aire libre”, dijo Marr.
El estudio también destaca la importancia de usar máscaras durante las interacciones sociales y de otro tipo. “El riesgo de hablar con otros probablemente sea menor que el de estar expuesto a una persona que no lleva máscara y que tose y estornuda abiertamente”, dijo Werner E. Bischoff, director médico de prevención de infecciones y epidemiología del sistema de salud de la Escuela de Medicina de Wake Forest. “Hablar normalmente con una persona mientras se mantiene la distancia social recomendada estará bien. Ponerse una máscara será aún mejor”.

Compruebe también

Francia impone cuarentena de diez días a los que lleguen desde Argentina

Francia impone cuarentena de diez días a los que lleguen desde Argentina

Rige también para los que lleguen desde Chile y Sudáfrica. Endurecen penas para quienes incumplan …

Confirmaron 19.119 nuevos casos de coronavirus en el país

17 de abril de 2021 – 17:04 CORONAVIRUS EN ARGENTINA #Reporte Además notificaron 80 fallecidos. …

Dejanos tu comentario