Inicio / NACIONALES / Reabrió el 21 de octubre

Reabrió el 21 de octubre

Descontrol en La Salada en la previa de las Fiestas: compras sin distanciamiento y polémica en las redes sociales

Las largas generaron indignación por la falta de protocolo y control. También se vio mucha gente en la avenida Avellaneda, en Flores. Todo mientras vuelven a subir los casos de coronavirus.

Las imágenes de cientos de personas entrando sin distanciamiento social a La Salada el último fin de semana se volvieron virales y generaron polémica en las redes por la falta de protocolo y control. Algo parecido se vio en la avenida Avellaneda, en Flores, y en otros centros comerciales, tanto de la Ciudad como del GBA. Todo, mientras preocupa el aumento de casos de coronavirus y el impacto que pueden tener en la curva de contagios los encuentros por las Fiestas de Navidad y Año Nuevo.

Pero la postal más impactante fue la de La Salada, que luego de siete meses reabrió el 21 de octubre con limites de ingresos y más controles, por lo que no se vio la típica postal de aglomeración. Sin embargo, la presencia de gente se el miércoles estalló el sábado, ante la inminencia de la Nochebuena.

En redes sociales, se difundieron videos para mostrar la aglomeración de gente en los distintos predios que componen La Salada.

Como en  La Salada, en la avenida Avellaneda, de Flores, también se vio una multitud sin distanciamiento social haciendo compras por las Fiestas. Foto: Germán García Adrasti
Como en La Salada, en la avenida Avellaneda, de Flores, también se vio una multitud sin distanciamiento social haciendo compras por las Fiestas. Foto: Germán García Adrasti
En Urkupiña, uno de los cuatro predios, se vio una fila de personas esperando para ingresar a la feria sin ningún tipo de distanciamiento ni control en medio de la pandemia de coronavirus.
«Con el tema de los protocolos tienen que esperar que la gente salga para poder ingresar y se acumulan más clientes afuera. El fin de semana estalló de gente, como todos los centros comerciales», contó un trabajador de las ferias. 
Lo que filmaron, fue una de las filas para esperar el ingreso a los galpones de Urkupiña, que abre a las 7 de la mañana, por lo que la gente se agolpó en el ingreso desde varias horas antes.
En la Municipalidad de Lomas de Zamora indiciaron que sí hubo controles en la zona. «Se controlaron todos los micros que llegaban para comprar en la feria. Se los lleva a la terminal de larga distancia Puente La Noria. Se hace verificación de documentación, de temperatura de las personas y se les explica por dónde tienen que ingresar a los tres complejos de La Salada. Se les vuelve a indicar que mantengan la distancia social, y los micros recién ahí, ingresan”, informaron.
Los operativos se iniciaron -explicaron- a las 3 de la mañana y ante la gran cantidad de demanda se reforzarán los controles de este miércoles, último día de la feria antes de Navidad. 

Pero en las calles de los alrededores a los tres predios, Ocean, Urkupiña y Punta Mogote, donde también hay comercios y puestos en las calles, se vieron filas y gente sin distanciamiento social.

Según advirtieron algunos puesteros consultados por Clarín, se dificultó el control porque muchos de los que solían asistir en combis o colectivos para realizar las compras, ahora lo hicieron en autos particulares. Esto generó grandes aglomeraciones. Según confiaron los vecinos, la cantidad de gente sorprendió a todos porque creció exponencialmente respecto de lo que venía ocurriendo desde la reapertura.

El Gobierno de Axel Kicillof había dado luz verde a un protocolo que establece, entre otras cosas, que cada local sólo puede abrir a un 30 por ciento de la capacidad, controles de temperatura y señalética en el piso que marca la circulación con distanciamiento social en los predios feriales.

También se habló de controles estrictos a las combis que ingresan y una presencia fuerte de Policía en toda la zona. Pero, de cara a las Fiestas, la típica postal de los colectivos llevando grupos de personas a comprar, volvió a repetirse como antes de la pandemia. 

Las medidas apuntaban a garantizar el distanciamiento social y se acordaron a partir de una larga y trabajosa negociación entre los dueños de las ferias, los comerciantes, la Municipalidad de Lomas de Zamora y la Provincia de Buenos Aires.

Por el momento, las ferias abren en los días y horarios habituales: lunes, miércoles y sábado, de 7 a 14 para los puestos. Los locales tienen un día más: también los domingos.

La Salada es un punto crítico en lo que a protocolos se refiere, porque su movimiento normal implica miles de personas yendo y viniendo. 

El propio Kicillof había pedido «redoblar los cuidados» ante los encuentros familiares de Navidad y Año Nuevo, para lo cual propuso «una suerte de cuarentena previa» de 14 días de manera de llegar «sanos» a la celebración.

«Agregamos un tema al protocolo. Si uno ya sabe que se va a reunir con parientes de más de 60 años, que es población de riesgo, que los 14 días previos evite tener todo tipo de reuniones como para no contagiarse. Una suerte de cuarentena previa que nos permita llegar sanos a Navidad y Año Nuevo», solicitó el mandatario provincial.

Este lunes, las cámaras de Todo Noticias se acercaron para mostrar la situación y la periodista en el lugar contó que la gente de La Salada no los dejó entrar y hasta amenazaron con tirarles piedras al móvil

Compruebe también

Avanza el plan de Rusia para instalar centrales nucleares en la Argentina: la empresa Rosatom invitó a funcionarios locales a conocer su planta flotante en Siberia

El vicedirector de la compañía le envió una carta a José Luis Antúnez, nuevo presidente …

Otras 268 personas murieron y 13.043 fueron reportadas con coronavirus en las últimas 24 horas

Otras 268 personas murieron y 13.043 fueron reportadas con coronavirus en las últimas 24 horas …

Dejanos tu comentario