Inicio / POLICIALES / Declararon dos de los detenidos por el crimen de Micaela Romero, la policía de Quilmes que era custodio de la Quinta de Olivos

Declararon dos de los detenidos por el crimen de Micaela Romero, la policía de Quilmes que era custodio de la Quinta de Olivos

Los familiares de la joven, que era madre de una nena de dos años, hicieron una manifestación para reclamar justicia y aseguraron que los acusados son vecinos del barrio

18 de Agosto de 2020

Ariana Micaela Romero trabajaba como custodia en la Quinta de Olivos
Ariana Micaela Romero trabajaba como custodia en la Quinta de Olivos
Cuatro hombres, entre ellos dos adolescentes de 17 años, son los detenidos hasta el momento por el crimen de Ariana Micaela Romero, una oficial de la Policía Federal Argentina (PFA) de 23 años que trabajaba como custodia en la Quinta presidencial de Olivos y fue asesinada de un disparo en el pecho durante un asalto este domingo en el partido bonaerense de Quilmes.
Como dos de los acusados son menores de edad, la causa quedó ahora en manos de la UFI Nº1 del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil de Quilmes, a cargo de la fiscal María Julia Botasso, que estuvo a cargo de las indagatorias por el delito de homicidio en ocasión de robo este lunes por la tarde. Uno de los acusados, según trascendió, tenía un pedido de captura por un robo desde el 17 de mayo del 2019, a requerimiento del Juzgado Correccional Criminal Federal N° 20 de Capital Federal.
Los dos mayores, identificados por la policía como Luis Sebastián Carnero y Matías Vladimir Zamudo, aseguraron en su declaración que no participaron en el hecho pero por el momento seguirán detenidos. Los dos jóvenes de 17 años, en tanto, se negaron a declarar por recomendación de sus defensores, según indicaron fuentes judiciales a la agencia Télam.
El crimen ocurrió cerca de las 7 de la mañana del domingo cuando Romero, que trabajaba hacía un año en la fuerza pero se encontraba con licencia médica y sin su arma reglamentaria, salió a comprar cigarrillos junto a un amigo en un comercio ubicado en la calle 395 y Carlos Pellegrini, en Quilmes Oeste.
En ese momento, seis delincuentes en tres motos los interceptaron para robarles. Sin mediar palabras, luego de sacarles sus celulares, uno de ellos le disparó en el pecho y huyeron. La víctima fue trasladada en grave estado por un grupo de vecinos al Hospital El Cruce de Florencio Varela, donde ingresó inconsciente y falleció a los pocos minutos.
La familia de la joven, que era madre de una nena de dos años, cree que los motochorros eran de la zona y le dispararon por ser policía. “Le sacaron el celular y las zapatillas a este chico, Micaela no quiso entregar un celular y le dijeron ‘ella es cobani’ y le pegaron a secas un disparo en el pecho, la reconocieron”, dijo Sara, una tía de la víctima, al canal TN durante una manifestación este lunes para reclamar Justicia. Natalia, otra tía de la víctima, aseguró que “todo el barrio la conocía porque era una chica humilde” y que “los delincuentes son del barrio” y los conocen “desde chiquitos”.
Ariana Micaela Romero tenía 23 años e integraba la Policía Federal desde hacía un año
El domingo a la noche, horas después del crimen, la fiscal Karina Gallo de la UFI Nº 4 de Quilmes, dispuso una serie de allanamientos en el barrio Novak, donde el personal de la comisaría 5ta. y de la DDI de Quilmes, con apoyo de la División Investigación de Homicidios de la PFA, aprehendieron a los cuatro sospechosos y secuestraron balas y vainas servidas de calibre .22 que serán cotejadas con un proyectil similar que fue extraído del cuerpo de la joven en la autopsia.
“El sueño de ella era ser policía, el año pasado se graduó, tenía una hija de 2 años y siete hermanos. Era una excelente persona, todo lo que tenía lo tuvo con el esfuerzo y apoyo de su familia”, destacó una de las tías de Micaela, que actualmente integraba la División Protección Residencia Presidencial de Olivos y Operaciones.

“Ella se mudó hacía dos días a su casa que la tuvo con sacrificio, se rompió el bocho estudiando para llegar a donde llegó, a la residencia de Olivos, con orgullo digo que mi sobrina fue una gran policía”, expresó la mujer. “Si ella hubiera lastimado a uno de ellos estaría presa”, agregó y pidió que “haya un juicio y que (los acusados) vayan presos”.

Compruebe también

Mendoza: la mataron a golpes y hay un vecino detenido por el posible femicidio

Este domingo encontraron asesinada a Margarita Mercedes Zárate en su casa de Mendoza. El hijo …

Tigre: buscan a un joven desaparecido en un arroyo de un barrio privado

Se registró en Tigre un episodio similar al ocurrido a mediados de diciembre pasado, cuando …

Dejanos tu comentario